Dicen que la curiosidad mato al gato, y esto es especialmente cierto con el spam. Cuando el correo spam llega a la bandeja de entrada de muchos empleados en lugar de borrar el spam muchos tiene la curiosidad de ver el contenido e imágenes de esos mensajes indeseados y como paso con el gato curioso…